Últimos temas
»  Pertenecer a una asociación profesional
17th Octubre 2017, 6:20 pm por STAFF

» Prueba Practica - Plaza Técnico de Sonido para TV - Canal Extremadura CEXMA 2017
10th Octubre 2017, 2:21 pm por STAFF

» Taller de ROBE Lighting @ Teatro Real de Madrid 31 de Octubre 2017
10th Octubre 2017, 1:09 pm por STAFF

» Curso de Ajuste de Sistemas de Merlijn Van Veen en Valencia ( FABRICA de D.A.S)- del 7 al 10 Noviembre de 2017
9th Agosto 2017, 12:32 pm por STAFF

» Se publica el Código de las Artes Escénicas y de la Música
29th Julio 2017, 2:19 pm por STAFF

» Creación del 1º Sindicato de Riggers en España - SINDICATO SDR
24th Julio 2017, 11:09 am por STAFF

» Indignación entre los opositores de Canal Extremadura en la Prueba Práctica (Y con Razón)
5th Julio 2017, 11:47 am por STAFF

»  COMUNICADO DEL COMITÉ DE HUELGA DE “VIERNES PRODUCCIONES, S.L.”
23rd Junio 2017, 11:23 am por STAFF

» COMUNICADO URGENTE DEL CEXMA !!! Para las Pruebas Prácticas de Técnico de Sonido de TV y de Técnico Electrónico- Pospuestas hasta Septiembre 2017
23rd Junio 2017, 11:22 am por STAFF

»  FECHA Y CONDICIONES: PRUEBA PRÁCTICA TÉCNICO CONTINUISTA DE RADIO CEXMA
20th Junio 2017, 12:29 pm por STAFF

» 900 aspirantes se disputan las primeras 45 plazas para la televisión autonómica- OPOSICIONES EN LA CORPORACIÓN EXTREMEÑA DE MEDIOS AUDIOVISUALES
9th Mayo 2017, 11:03 am por STAFF

» DMXCat ....el invento
6th Mayo 2017, 4:14 pm por STAFF

» Instrucciones para realizar las Pruebas del Canal Extremadura 2017
3rd Mayo 2017, 9:42 am por STAFF

» Orquestas bajo sospecha
25th Abril 2017, 2:07 pm por STAFF

» Un conocido actor italiano realiza íntegra su función pese a encontrarse el teatro completamente vacío
18th Abril 2017, 11:21 am por STAFF

IconYouTube

Temporeros de la Farándula

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Temporeros de la Farándula

Mensaje  STAFF el 2nd Septiembre 2013, 3:54 pm

«Llevo un año en paro, pero ni se me ocurre pedir ayuda a mi primo», confiesa María Bardem
Los técnicos 'freelance' de cine y televisión, cerca de 6.000 en España, sufren jornadas de 16 horas y nadie gana ya 80.000 euros al año
En artes escénicas, unos 4.000, están todavía peor
No pueden presumir de haberse ido de juerga con Madonna. Tampoco juegan al pádel con Sean Penn ni tienen una segunda residencia en California o Miami. Y por supuesto jamás les veremos anunciando yogures o compresas, al estilo de José Coronado o Concha Velasco. Su trabajo es muy discreto, entre bambalinas o detrás de las cámaras. Hablamos de los técnicos de artes escénicas y de audiovisuales (cine y televisión), un gremio que ronda las 10.000 personas en España y se deja la piel en los escenarios y en los platós. Ahora bien, no tragan con todo.
Los trabajadores eventuales (o 'freelance') están en pie de guerra. Son los más emprendedores -saltan de plató en plató, de auditorio en auditorio- pero nadie les da una palmadita en la espalda. Todo lo contrario. «El paro en el sector audiovisual ronda el 45%, la jornada semanal puede llegar a las 60 horas y, encima, algunos pretenden que la gente sea mileurista. Todo esto dispara la ansiedad, se corren más riesgos laborales y aumentan los accidentes», denuncia Gabriela Weller, coordinadora del Sindicato de Técnicos Audiovisuales y Cinematográficos (TACEE). Por si no bastara, todavía sufren más los eventuales en las artes escénicas, donde la falta de una legislación unificada provoca situaciones llamativas: a una sastra teatral, por ejemplo, le pueden aplicar el convenio de la Metalurgia. «Los sindicatos no están por la labor de poner orden. Unos estamos en el convenio de Química, otros en el de Construcción, otros en el del Metal... No tenemos uno propio y mire que llevamos luchando por ello. En el mundo del cine y televisión lo tienen y, evidentemente, eso da seguridad. Se regula en función de la especificidad de cada oficio, hay unas tablas y unos salarios base. Nosotros estamos más desprotegidos. Ahora, con la crisis, sabemos de gente que cobra 125 euros por 16 horas de trabajo. ¡Los sueldos se han desplomado un 30%!», alerta Elías Otaola, presidente de la Asociación de Técnicos de las Artes Escénicas (ATAE).
Son los temporeros de la farándula. La subida del IVA cultural (del 8% al 21%), las descargas ilegales de Internet, los recortes en las partidas destinadas al cine y las artes escénicas -ya sean de la Administración o de la empresa privada- y la caída del poder adquisitivo del ciudadano medio les están haciendo sudar más de la cuenta...
Josep Rosell Director artístico en cine y televisión
«Con las películas de bajo presupuesto se contrata a cuatro amigos»
«¡Es mejor vender gambas! De esto ya no se puede vivir...», asegura con tono socarrón Josep Rosell, director de Arte y responsable de la ambientación de películas tan exitosas como 'La lengua de las mariposas', 'El orfanato' y 'Juana la Loca'. ¿Qué hace exactamente? Muy fácil: es un escenógrafo de los platós. Lo mismo manda construir una silla de montar para una historia ambientada en la Edad Media que busca tinteros de pupitre (y la famosa enciclopedia Álvarez) para recrear el ambiente de una escuela de mediados del siglo pasado.
Tiene 62 años, empezó a trabajar en 1974 y despierta veneración en el gremio. Muy pocos colegas saben que ha estado a punto de tirar la toalla. Todo empezó cuando se vio obligado a rebajar su caché a 1.100 euros semanales. «Que nadie se escandalice, porque somos profesionales hiperespecializados y nos matamos a trabajar. Nuestra jornada puede empezar a las cinco de la tarde y terminar a las siete de la mañana. Y eso, sin pluses de nocturnidad. De verdad, yo me ganaba -euro a euro- los 2.000 semanales que cobraba. Pero, bueno, ahora ya todo da igual», suspira Rosell, ganador de un Goya por 'El orfanato'. De un tiempo a esta parte, casi no le llaman para trabajar en cine.
«Con las películas de bajo presupuesto, de apenas 100.000 euros, nos estamos cargando la industria. Se contrata a cuatro amigos y para de contar». Menos mal que TV3 y TVE sacan provecho de su talento. El verano del año pasado, rodó la serie 'Descalzo sobre tierra roja', una coproducción hispano-brasileña sobre la vida del teólogo Pedro Casaldáliga, con un presupuesto de tres millones de euros, y Josep Rosell, cómo no, se lo pasó «divinamente».
- Y vacaciones, ¿ya ha cogido alguna vez con su mujer?
- Una vez en Semana Santa, hace 20 años. Nada más. Ella es maestra y yo trabajo en verano, que es cuando se ruedan las películas porque hay más horas de luz. Adoro mi oficio y siempre me he sacrificado con gusto, pero jamás aceptaré proyectos por 500 euros a la semana para hacer tele. Es lo que marca el convenio de cine y televisión pero, oiga, yo tengo una experiencia de 40 años. Es humillante.
Roberta Guarino Técnica de sonido, iluminación y maquinaria en teatro
«Yo cotizo una media de doce días al mes»
Roberta Guarino es una mujer orquesta que lo mismo se ocupa de la maquinaria que del sonido o la iluminación de un teatro. Acaba de cumplir 33 años y vive en España desde 2006. Apenas se le nota el acento napolitano. Tiene su centro de operaciones en Madrid pero se mueve por toda España y Europa. Trabaja para la compañía Yllana y dice que se encuentra en «un momento dulce» de su carrera. Se nota que derrocha ilusión y optimismo.
«Defiendo mi tarifa con uñas y dientes. No acepto menos de 200 euros por un 'bolo'... Eso representa una jornada de trabajo, que en mi caso puede suponer hasta tres días. Es el tiempo que lleva cargar el material escénico, viajar con la furgoneta, montarlo todo y, después de la función, desmontar y volver», explica con entusiasmo. Eso sí, no se le escapa que algunos colegas aceptan 150 euros por esa misma labor. «Ya, ya, no todo el mundo puede renunciar a los proyectos. Lo entiendo y me siento una privilegiada. No tengo hijos ni responsabilidades familiares. Gano entre 600 y 3.000 euros al mes, depende de si hago tres o quince funciones. ¿Qué más puedo pedir?».
- Pero, de media, apenas cotiza unos doce días.
- Sí, es la media al mes... Tiene razón. ¡Ojalá me aplicaran el régimen especial de artistas y toreros! Ya sabe, el que regula las bases de cotización en la Seguridad Social. Es el único que redondea al alza el número de jornadas para compensar la temporalidad. En una ocasión me lo aplicaron y los 333 días trabajados se convirtieron en más de 400. Lo agradecí muchísimo, porque entonces tenía que juntar días para el paro».
Pedro R. Soto Jefe de sonido en cine, televisión y publicidad
«Trabajar en una serie te permitía estar ocupado once meses»
Ya no es como antes, cuando había jefes de sonido 'freelance' (eventuales) que podían trabajar nueve, diez o hasta once meses en una serie de televisión. «Era como si te tocara la lotería... Piensa en 'Hospital Central', que se emitió durante doce años. ¡Un lujo! Eran tiempos en que se apostaba por la ficción de calidad. Pero eso se acabó. El volumen de trabajo ha caído brutalmente. Y los sueldos, también. Ahora los hay que pretenden aplicar el salario del convenio de cine y tele para el técnico de sonido (unos 1.350 al mes), que no es de ninguna manera el salario de mercado. En las series de ficción, por ejemplo, esa tarifa ronda los 3.200», apunta Pedro R. Soto, desde una terracita del Sardinero, en compañía de su mujer y de su perro. Un par de días de vacaciones en Santander no le vienen mal a nadie, ni siquiera a un adicto al trabajo.
Como sonidista, tiene 20 años de trayectoria laboral y ha tocado todos lo palos del sector audiovisual: cine, tele y publicidad. «Lo que ahora me da de comer son los anuncios. Gano unos 500 euros por una jornada de 14 horas. Así que, bueno, hago dos o tres al mes y salgo adelante...». Dicho esto, muy poco le aportan los rodajes de películas para redondear los ingresos «porque son proyectos con presupuestos ínfimos, que hago con amigos y gente joven». Sin que le sirva de consuelo, los colegas en producciones más potentes tampoco se libran de los recortes. «Me consta que han pasado de ganar 1.200 euros a la semana a percibir unos 900, lo que antaño cobraba un microfonista».
Diego García Técnico de iluminación en conciertos pop
«No sé si podré pagarle la universidad a mi hijo»
La carrera artística de Diego García arranca en 1991, cuando debutó como «líder indiscutible» de la banda de rock Hormigones. Tenía 25 años y ahora, que ya ha cumplido 47, se mantiene en la brecha. «Eso sí, pasé de cantar y tocar la guitarra a ganarme la vida como técnico de iluminación», aclara entre risas. Vive en Almería, trabaja como autónomo y se ha convertido en un habitual de los espectáculos de Fangoria, Los Enemigos, Amaral, Dover... Por suerte, subraya, el grueso de los espectáculos le lleva a salir de Andalucía «porque aquí, en el sur, las condiciones laborales son mucho más duras». Un ejemplo: nadie se indigna al ver a un operario montando el escenario a las cuatro de la tarde, con una temperatura que bien puede superar los 50 grados en verano.
«Hace tiempo que dejé lo más duro, el poco dormir y todo eso. Era muy esclavo. Pero, bueno, ahora toca sufrir la crisis económica. Antes, una gira suponía 80 conciertos al año y, ahora, no se llega ni a los 30. Mi caso no es dramático pero tengo colegas que pasan verdadera necesidad. Los hay que trabajan como jornaleros de la fresa y el algodón. ¿Que cuánto gano yo? Mire, mi hijo quiere estudiar en la universidad y no sé cómo voy a pagarle los estudios. Ya me gustaría tener los ahorrillos de antes, cuando me compré un equipo de música. El chaval sueña con ser traductor de inglés en la ONU».
Nati Ortiz de Zárate Sastra teatral
«Soy una mileurista infatigable»
«¡Hay que discurrir! ¡Hay que discurrir!», repite la sastra Nati Ortiz de Zárate, mientras remata un pespunte en su taller de Bilbao, a dos pasos del teatro Arriaga. Es una mujer acostumbrada a darle la vuelta a todo. No hay alternativa. Empezó como actriz, allá por 1980, en el grupo de teatro independiente Karraka y lleva media vida dedicada al mundo de la escena y de la televisión. Tiene 53 años y no para de trabajar, de aquí para allá, siempre en Euskadi. Se declara como «una mileurista infatigable».
«¿Que si me podría jubilar? Ja, ja... Tengo una trayectoria laboral de 33 años y no llego ni a los 15 cotizados», confiesa de sopetón. «Sarna con gusto no pica, pero mortifica, je, je. ¡Hay que discurrir! ¡Hay que discurrir! Tengo que pagar un arreglo de fachada de 6.500 euros y no he dudado en alquilar un par de habitaciones a estudiantes extranjeros. Siempre hay que contar con un plan B». Casada y sin hijos, su marido vive en San Sebastián y trabaja como jefe técnico en el auditorio del Kursaal. Les separan 100 kilómetros «pero es lo que hay; como las lentejas, o las tomas o las dejas».
José Quetglás Jefe de Maquillaje en cine y televisión
«Quiero morir en un rodaje, no perdamos la esperanza»
Empezó como 'Pepito', el chico que le llevaba el maletín a Sarita Montiel, y terminó como una autoridad mundial del maquillaje. Se llama José Quetglás y ganó un Goya por 'El laberinto del fauno'. Es un profesional que solía trabajar en cinco o seis películas al año, ya fueran 'El viaje a ninguna parte' o 'El día de la bestia'. Tiene 58 años y ganaba entre 60.000 y 80.000 euros cada temporada. «Ahora, en cambio, muchos compañeros no llegan a rodar ni ocho semanas al año. Los hay que cobran lo justo para pagar tres meses de alquiler y la comida. ¡Terrible!».
En su caso, el último gran proyecto en el que participó fue la cinta 'La conjura de El Escorial' y data de 2008. «Las cosas están muy paradas. También en la televisión. Hace un año terminamos la grabación de la serie 'El tiempo entre costuras' y, ya les vale, cuando Antena 3 decida emitirla, la gente se habrá olvidado de la novela de María Dueñas... ¿Por qué tardan tanto? No lo entiendo».
- Con lo mal que está todo, ¿por qué ha montado una escuela de maquillaje en Madrid?
- Porque no hay que perder la esperanza. Me gusta enseñar a los más jóvenes. Siempre que puedo, llevo a meritorios a los rodajes. Hay que seguir adelante. Quiero morirme en un rodaje, al pie del cañón.
María Bardem 'Script' (o continuista) de cine y televisión
«Recibo un subsidio para mayores de 54 años»
Es hija de Juan Antonio Bardem, director de 'Muerte de un ciclista', y prima de Javier. «Yo estudiaba Psicología pero enseguida me decanté por el cine», explica María Bardem. Desde 1977, cuando su padre le dio una oportunidad en 'El puente', siempre se ha ganado la vida en los platós, como responsable de la continuidad y coherencia del hilo argumental. Un 'script' evita que se produzcan los típicos gazapos: en una escena el vaso está lleno y en la otra, vacío; el protagonista lleva reloj y, al darse la vuelta, no lo tiene... «Es un oficio importante pero, en fin, ya no lo es tanto. Llevo un año en paro».
Hace tiempo que no hace cine y el parón en la grabación de series de ficción en televisión le ha dado la puntilla. Separada, con 58 años y un hijo de 23, tiene «la gran suerte» de impartir algunas clases en la Escuela de Cine y Televisión de Madrid y en el centro TAI. «Además, recibo un subsidio para mayores de 54 años, o sea, 400 euros. Por lo demás, intento no deprimirme. Hago todo lo que puedo, aunque sea gratis. He trabajado en una serie para Internet, con actores como María Barranco y Asier Etxeandia. Se titula 'Llueven vacas' y nadie ha cobrado».
- ¿Su primo no podría echarle un cable?
- Ni se me pasa por la cabeza... Las cosas no funcionan así. ¿Te imaginas que me hubiera metido en la peli de 007? Ja, ja, que no, que no...


http://www.hoy.es/v/20130901/sociedad/temporeros-farandula-20130901.html
avatar
STAFF
ADMIN
ADMIN


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.